MENSAJE DE LA DIRECTORA

Councilwoman nos lleva en el recorrido de una camarera de hotel mientras se enfrenta a la tarea de hacerse visible a un sistema político que la designa invisible. ¿Qué se nos revela sobre la democracia el hecho que un ciudadano trabajador no tenga una voz en las legislaciones de su entorno? ¿Cómo podría cambiar la política pública si los políticos al mando fuesen más representativos de nuestras comunidades?

He sido amiga de Carmen desde que trabajé como organizadora sindical para su unión hace 17 años. Trabajamos juntas problemas de injusticia laboral. Cuando primero hizo campaña en el 2011, supe que tendría que continuar limpiando habitaciones de hotel mientras servía de oficial público, pues el Ayuntamiento en la ciudad de Providence paga muy poco. Fue así que me surgió la idea de documentar su camino hacia el liderazgo desde los márgenes. Durante la producción se hizo claro que el reto mayor de Carmen eran los intereses de las corporaciones: el dinero satura nuestra democracia, afectando así metas legislativas hasta a nivel local. Con el paso del tiempo afirmamos que las preguntas que se hace esta pieza son de urgencia. ¿Cómo puede nuestra democracia sobrevivir si la mayoría de sus ciudadanos son excluidos de las decisiones legislativas?

Cuento la historia de Carmen desde su punto de vista. El documental es narrado por ella, y el estilo predominante es el de cinéma vérité, intercalando entrevistas de Carmen contando su experiencia. Es a propósito una presentación simple, para comunicar una historia bien fundada en la realidad.

Mi meta es componer un documental que inspire una reflección sobre el estado actual de nuestra democracia, para incitar conversaciones sobre cómo la raza, clase y género afectan la política pública. Como cinematógrafa blanca con estudios universitarios, sé lo importante que es reconocer el privilegio que me permite tener las herramientas para contar la experiencia de Carmen. Con ésto siento una gran responsabilidad para tener siempre un oído abierto a las voces en los márgenes, y mantener ojos abiertos a cualquier oportunidad que tenga para ayudar a contrarrestar las bases de la desigualdad.

Espero que todos aquellos que sean espectadores a esta historia vean la misma como una forma de imaginar un liderazgo político alterno al que preside, uno que realmente refleje nuestra gente.